El balanceo pélvico, un buen ejercicio en el embarazo. ¿Cómo realizarlo?

 La pelvis es la parte del cuerpo que conecta el tronco con las extremidades, formada por un conjunto de huesos que se acoplan entre sí para dar movilidad a la zona. Con el embarazo, gracias a la hormona relaxina, las articulaciones entre los huesos se vuelven más flexibles y esto ayudará a que la pelvis se amplíe para acoger al bebé y para que éste descienda por el canal del parto en el nacimiento.

Nosotras también podemos facilitar la flexibilidad de la pelvis con una serie de ejercicios que, además, previenen dolor lumbar y la ciática durante el embarazo. Aquí os dejamos varias maneras de ejercitar la zona de la pelvis para un embarazo y un parto más saludables.

El balanceo pélvico se consigue de manera natural al caminar, un ejercicio muy recomendable en el embarazo ya que aporta algunos beneficios para el cuerpo. Entre ellos, ayudará a flexibilizar la pelvis, a mantenernos en forma y, al final de la gestación, a ablandar el cuello del útero.

  • Un ejercicio de balanceo pélvico que podemos hacer en el primer trimestre de embarazo consiste en que, tumbadas en el suelo (sobre una alfombra o moqueta y con un cojín o almohada en la cabeza) y las piernas flexionadas por las rodillas, brazos sobre el suelo, presionemos la región lumbar contra la superficie, exhalando el aire. Después, inhalando, relajamos la columna vertebral, repitiendo el ejercicio varias veces. Pero, en cuanto el volumen de la barriga aumenta ya no podemos hacer este movimiento con comodidad, aunque sí ejercitando la pelvis como os mostramos a continuación.

  • En la segunda mitad y sobre todo el en tercer trimestre de embarazo los ejercicios de balanceo pélvico han de hacerse de pie, con la espalda apoyada en una pared. Inhalamos al presionar la región lumbar contra la pared y exhalamos al relajar la espalda.

  • En la recta final del embarazo también podemos, de pie o a gatas, hacer otra variación del balanceo pélvico, moviendo la pelvis hacia delante y hacia atrás, manteniendo la espalda recta (y hacer varias repeticiones).

Esperamos que estos ejercicios de balanceo pélvico en el embarazo os ayuden a manteneros en forma y a prepararos un poco más para la llegada del bebé. Son ejercicios bastante suaves y en principio, si el médico no lo desaconseja, los puede realizar cualquier mujer. De todas formas, no dejes de consultar al ginecólogo si notas alguna molestia en la zona.

Y si os cuesta hacer una rutina de ejercicios por vosotras solas, desde Maxibebé os recomendamos matricularos al programa de Mis matronas, es una forma de hacer ejercicios durante el embarazo, semana a semana, adaptados a vuestro estado.

Esperamos que os haya resultado útil este Post, feliz semana ;)

Comentarios (0)

Actualmente no hay comentarios

Nuevo comentario

Producto añadido a favoritos
Product added to compare.

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y facilitarle su experiencia de compra. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Contactar por WhatsApp