La cesárea podría ser la opción más segura cuando el bebé viene de nalgas, dice un estudio:

 

¿Sabéis esos temas en que los estudios que van saliendo llegan siempre a conclusiones contradictorias? Pues el tema de los bebés que vienen de nalgas es uno de ellos. Si los bebés llegan al momento del parto en esa posición porque no se ha logrado hacer una versión cefálica, los profesionales deben decidir cómo atender el parto, y tanto leemos a profesionales explicar que la opción más segura es nacer de manera natural como leemos a profesionales (o estudios, en ambos casos) que dicen lo contrario, que es más segura la cesárea.

Uno de los estudios más recientes al respecto se posiciona en la segunda opción, ya que tras comparar los datos de muertes de bebés que vienen de nalgas, concluyeron que la cesárea es la opción más segura en esos casos. Ahora bien, los resultados, como siempre, requieren de una reflexión posterior, y eso es lo que vamos a hacer a continuación.

 

embarazo5

embarazo

 

 

Datos del estudio

Investigadores de la Universidad de Amsterdam quisieron saber qué opción parecía más segura en los nacimientos de nalgas, que son hasta el 4% de todos los partos. Para llegar a una conclusión analizaron datos de 58.320 mujeres que habían dado a luz a bebés que venían en podálica entre 1999 y 2007.

Al analizar las historias vieron que a medida que pasaban los años el porcentaje de bebés que acababa naciendo por cesárea aumentaba, desde el 24% de los partos al principio hasta el 60% al final del periodo. Ese aumento de cesáreas dio como consecuencia una disminución de la mortalidad, ya que al principio se producían 1,3 muertes por cada 1.000 partos de nalgas y al final 0,7, reduciéndose la cifra casi a la mitad. Al observar la diferencia entre los partos vaginales del principio con los del final, los datos pasaron de 1,7 muertes por cada 1.000 a 1,6, siendo una diferencia no significativa.

Los investigadores concluyeron, por lo tanto, que la cesárea es un método más seguro a la hora de atender estos partos y calcularon que por cada 338 cesáreas se salva la vida a un bebé.

A la hora de dar las razones, no pudieron identificar los factores relacionados con el embarazo que aumentaban el riesgo de muerte infantil durante un parto vaginal. Es decir, saben que, según los datos, el parto vaginal parece más arriesgado, pero no saben por qué.

 

 

nalgas

nalgas

 

 

Pero en Canadá, hace unos años, dijeron lo contrario

Hablamos de ello en su momento, y de esto hace ya unos 5 años. En Canadá, al ver que la mayoría de los partos de nalgas acababan en cesárea, decidieron poner medidas, sabedores de que muchas madres elegirían parto vaginal y conocedores de que en muchas ocasiones es una opción segura. Vieron que una de las trabas que tenían los profesionales sanitarios era que no sabían cómo atender los partos en podálica e iniciaron una formación para solventar dicho problema.

Es lógico, ¿cómo va a ir bien un parto de nalgas si quien tiene que atenderlo no lo ha hecho nunca? Es obvio que acabará en cesárea. La duda es, ¿podría suceder algo similar en Holanda, que la falta de conocimientos haga que las tasas de mortalidad sean más elevadas que en caso de cesárea? A saber, porque ellos tampoco son capaces de decir cuál es la razón de ello y Holanda es uno de los países en los que, tradicionalmente, los profesionales están mejor considerados. Todo son suposiciones.

En cualquier caso, parece que lo más lógico en este asunto es no programar directamente cesárea para los partos de nalgas, sino esperar a que la mujer se ponga de parto, con sus contracciones que avisan de que el bebé quiere nacer (es mejor para el bebé, ya que programando la cesárea un día cualquiera, sin estar de parto, se corre el riesgo de hacer nacer al bebé cuando aún no está preparado). Y una vez llega ese momento, decidir, entre los profesionales y la madre, que obviamente tiene voz y voto, qué opción es mejor.

 

nalgas

nalgas