¿Que debo hacer?

La necesidad de chupar es muy fuerte en los primeros 6 meses de vida de un niño, a partir de los 4 años, tan solo un 15% de los niños todavía se chupan el dedo.

Generalmente estos niños se encuentran inmersos en una lucha de poder con sus padres, los cuales han tratado de parar el hábito a una edad muy temprana.

Si el niño es más grande, explíquele lo que el hábito le produce, muéstrele en un espejo la separación de sus dientes, enséñele el callo en su dedo pulgar, recurra a su sentido de orgullo y vera que él pondrá de su parte para mejorar.

Sugiérale que dibuje una estrellita o se coloque una curita en el dedo, para recordar no chuparse. Evite quitarle el dedo de la boca a cualquier edad y procure no hacer comentarios en público que lo avergüence.

Recuerde que es Ud. el que tiene todas las de perder, pues el dedo es propiedad del niño.

De noche el chuparse el dedo tiende a ser un proceso involuntario, pero hay que intentar detenerlo, igualmente colóquele algo en el dedo (un guante, una media, teipe) deje que él escoja el método y felicítelo por la idea.

¿Le coloco sustancias amargas en el dedo?

Sí, sobretodo en niños mayores de 4 años; pero siempre dejando que sean ellos mismos quienes se lo apliquen, y no lo use como castigo. Puede resultar mejor si lo acompaña de una recompensa, al lograrse el objetivo.

¿El dentista me puede ayudar?

Sí, mucho. El dentista debe de estar al tanto de este hábito en su niño, ellos tienen diferentes métodos para ayudar al niño con este hábito, que posteriormente si no se soluciona le costará a sus padres mucho dinero en tratamiento de ortodoncia.

 

bebe

bebe