• Los días de diciembre son días para comprar, asistir a cenas y comidas de empresa, salir y en definitiva gastar. Sé prudente y elige aquellos actos en los que tu participación esté plenamente justificada. A la hora de intercambiar regalos entre amigos, es bueno fijar un tope máximo de dinero a gastar.

  • Puede que recibas propinas o aguinaldos. Es conveniente que guardes una parte de los mismos para afrontar el inicio del nuevo año en positivo y no cargado de deudas.

  • Gasta con criterio: haz un presupuesto y compara precios. Estudia las diferentes ofertas y decide cuál es la que mejor se adecua a tu capacidad de gasto o poder adquisitivo. No compres a lo loco y sin necesidad.

  • Liquida todas las deudas que puedas: los especialistas sugieren que no debemos empezar el año con deudas, por eso, podemos dedicar parte de ese dinero extra recibido a liquidarlas. Lo mejor es empezar por las que venzan pronto o bien por las que lleven una importante carga de intereses.

  • Elimina gastos innecesarios o superfluos: revisa en qué te gastas todos los meses tu dinero, seguro que hay alguna tarjeta de crédito que ya no usas y que te está generando unos gastos, o esa cuota de algo a lo que ya no asistes o no utilizas y que te resta todos los meses un dinero al que no sacas ningún beneficio.

  • Reduce y ahorra en gastos fijos: dejar los electrodomésticos encendidos o en “stand by” toda la noche supone un gasto totalmente innecesario y más ahora con las inminentes subidas de luz.

  • Deja la tarjeta de crédito en casa: pagar en efectivo te ayudará a saber en todo momento hasta dónde puedes llegar con tus gastos. Acuérdate de sacar suficiente efectivo de tu banco para que no te cobren comisión las demás franquicias.

  • Usa tanto como puedas el transporte público: a pesar de que a principios de año subirá, siempre nos saldrá más económico que desplazarnos con nuestro propio coche.

  • Elabora unacesta de la compra inteligente: compara precios y consume marcas blancas.

    cuesta de enero

    cuesta de enero