La Luna y su efecto en el embarazo

¿Cómo afecta la Luna al embarazo?

La Luna está presente en todas las culturas, allí donde miremos descubriremos la creencia de que este astro afecta nuestro comportamiento y emociones. De hecho, algunas culturas van un paso más allá para afirmar que la Luna incide en nuestra fertilidad. Sin embargo, ¿es esto cierto? ¿Puede la Luna tener algún efecto sobre el embarazo y el parto?

Creencias que resisten el paso del tiempo

Un dato particularmente curioso es que los ciclos lunares duran exactamente lo mismo que el periodo menstrual de la mujer: 28 días. Quizás por esa coincidencia, a través de los siglos la Luna se ha vinculado con la mujer y la fertilidad. Por ejemplo, en la mitología maya Ixchel era la diosa Luna, a la que se le daban ofrendas para potenciar la fertilidad. Y esta creencia ha logrado mantenerse intacta al paso del tiempo.

Hay quienes afirman que las fases lunares también inciden en el parto. Se dice que durante la fase de Luna menguante se produce una mayor cantidad de bolsas rotas con líquido amniótico teñido, mientras que en la fase de Luna menguante-nueva es cuando se producen más partos espontáneos. Al contrario, en la fase de Luna creciente-llena, se aprecia un mayor número de inducciones con dilataciones lentas, alumbramientos manuales, amenazas de parto prematuro y cesáreas.

Los que están convencidos de que la Luna incide en el parto, parten del principio de que este astro determina las mareas y, como consecuencia, no sería descabellado pensar que también incidiese sobre el líquido amniótico, que está compuesto mayormente por agua. Sin embargo, en realidad no hay ninguna investigación que sustente la hipótesis de que la Luna incide sobre el líquido amniótico, sin contar que, desde el punto de vista físico, no tiene ningún sentido.

Desmontando falsos mitos

Si le preguntas a un médico o enfermera que trabaja en una sala de partos, es muy probable que te diga que durante la Luna llena suelen haber más partos y estos son más difíciles. Sin embargo, no podemos olvidar que se trata simplemente de una percepción, que no está basada en datos científicos y que incluso puede estar permeada por las creencias populares. Es lo que en el ámbito de la Psicología se conoce como «sesgo cognitivo”. Por tanto, para analizar si las fases de la Luna realmente inciden en el embarazo y el parto, lo mejor es echarle un vistazo a los estudios científicos.

En este sentido, uno de los estudios realizados en España estuvo a cargo de investigadores de la Universidad de Castilla-La ManchaEl objetivo de la investigación era evaluar la posible relación entre el número de niños nacidos y los ciclos lunares.

Estos investigadores analizaron el número de partos que tenían lugar en un hospital durante el periodo de un año. Al cabo de ese tiempo, se pudo recoger los datos de 2.269 mujeres. El porcentaje de partos en relación con las fases de la Luna fueron:

  • Luna nueva: 26% de partos
  • Cuarto creciente: 25,2% de partos
  • Luna llena: 23,9% de partos
  • Cuarto menguante: 24,9% de partos

Como se puede observar, no es cierto que durante la Luna llena se produzcan más partos. Además, la diferencia entre los porcentajes es mínima y no resulta estadísticamente significativa, por lo que los autores del estudio concluyen que la Luna no tiene ninguna incidencia sobre el parto.

Si el estudio anterior no te ha convencido, quizás te persuadan los resultados de la mayor investigación realizada hasta la fecha sobre la incidencia de la Luna en el embarazo y el parto. El estudio en cuestión fue realizado por Daniel Caton, un astrónomo y físico, que se basó en los datos recopilados durante 20 años por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de Estados Unidos. Esto significa que analizó 70 millones de nacimientos, comparándolos con las fases de la luna en ese momento. ¿Cuáles fueron los resultados? Que durante la luna llena no ocurren más partos

 

lunas

lunas