VÍNCULO afectivo madre hijo y el posparto

Inicio/Bebé, Embarazo, Embarazo y Parto/VÍNCULO afectivo madre hijo y el posparto

VÍNCULO afectivo madre hijo y el posparto

El vínculo afectivo madre hijo y el posparto inmediato

El vínculo afectivo entre madre e hijo comienza a construirse ya durante el embarazo. A partir de la semana 19 de gestación el bebé es capaz de distinguir sonidos, entre ellos la voz de su madre, que lo acompañará hasta el momento de dar a luz. Cuando llega el momento del parto el mecanismo que activa el apego madre-hijo se acelera gracias a la liberación de oxitocina que se produce durante el trabajo de parto y que está en unos niveles muy altos tanto en la madre como en el bebé. Este momento es crucial para que el vínculo afectivo entre ambos comience a formarse de una forma sólida. Con los años y los avances médicos, la práctica de colocar al bebé en el regazo de su madre tras dar a luz se ha ido retrasando en muchos casos, más si se ha practicado una cesárea.

El apego en el posparto inmediato

En el posparto inmediato los niveles de oxitocina y endorfinas de la madre se encuentran en sus niveles máximos, al igual que en el bebé, cuyos niveles de oxitocina y catecolamina son muy altos, lo que crea una predisposición en ambos a crear un vínculo afectivo. Es por esa razón que es importante que en las primeras horas después del parto, mamá y bebé permanezcan juntos, para fortalecer la conducta de apego materna, inducir serenidad en la madre y que el bebé se familiarice con los olores de su madre y busque de forma instintiva el pecho materno para iniciar la lactancia. Además, el contacto temprano reduce la tensión arterial y la tasa de hormonas de estrés de la madre, ayudándola a relajarse y a recuperarse del parto. En el caso del bebé, el contacto con su madre regula su ritmo cardíaco y respiratorio y reduce su estrés. El recién nacido nace muy activo y despierto, con el olfato desarrollado para reconocer el olor de su madre y el del calostro, que buscará instintivamente para comenzar a alimentarse. Es más fácil que el bebé se fije al pecho de la forma correcta si se le permite buscarlo solo en la primera hora después del parto, lo que beneficiará la lactancia materna.

Efectos de la separación precoz

No se debe tomar a la ligera la separación precoz de madre e hijo. No permitir el contacto tras el parto hace más lenta la recuperación para ambos y dificulta la disminución de los niveles de estrés. También se ha determinado que la separación temprana dificulta el vínculo afectivo madre-hijo, provocando en muchos casos el síndrome de extrañamiento materno, que tiene mayor incidencia en madres con cesáreas programadas. Cuando esto se produce la madre tiene dificultad para reconocer al bebé como propio y el vínculo afectivo inicial es menos intenso, lo que puede provocarle un sentimiento de culpabilidad, ansiedad o incluso favorecer la aparición de la depresión posparto. La separación de la madre y el bebé en las primeras horas tras el parto también puede dificultar la lactancia, pues se desaprovecha el instinto inicial del bebé de prenderse al pecho de la forma correcta.

Mejorar el vínculo madre-hijo

Para que la relación madre-hijo comience de la forma adecuada lo mejor es que tras el parto se dé prioridad a la no separación del bebé de su madre. El contacto debe producirse lo más pronto posible para aprovechar el estado hormonal de ambos, pues eso facilitará la recuperación y la lactancia. Además, al crear un vínculo fuerte desde el primer momento la madre es menos propensa a verse afectada por trastornos como la depresión posparto o el síndrome de extrañamiento materno por déficit de oxitocina endógena. También se deben evitar las cesáreas innecesarias, pues durante la cesárea no se producen las mismas hormonas que durante el parto natural y en muchos casos se produce una separación madre-hijo para poder atender a la madre y que se recupere de la intervención quirúrgica. El vínculo entre una madre y su bebé es muy fuerte desde el primer instante. Comprender cómo funciona el mecanismo de apego es muy importante para llevar a cabo prácticas que favorezcan la creación de los vínculos afectivos adecuados para que la maternidad empiece de la mejor manera posible para ambos.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies