VACACIONES DURANTE EL EMBARAZO

Cualquier etapa de embarazo para viajar es una experiencia en sí misma. Algunas futuras mamás viven muy bien los primeros meses de gestación, y están más cansadas al final. En cambio, otras empiezan el embarazo con algunos trastornos y, más adelante, se encuentra estupendamente. Normalmente, se puede viajar siempre, pero teniendo en cuenta que el primer trimestre es el período más delicado, ya que el organismo materno tiene que adaptarse a la nueva organización hormonal para acoger al embrión y, a menudo, se sienten náuseas, que pueden sumarse a las que, algunas veces, se manifiestan durante el viaje. El segundo trimestre es la en la que la mujer está mejor. El organismo materno se ha adaptado al embarazo, las náuseas se han superado y el riesgo de aborto espontáneo se ha reducido. La futura mamá tiene ganas de estar activa y de viajar. Asimismo la ansiedad relacionada con la buena marcha del embarazo ha disminuido y el miedo al parto aún queda lejos. En cambio, el tercer trimestre, el volumen de la barriga, unido a algunos trastornos típicos de los últimos meses de gestación, como la hinchazón en las piernas, pueden hacer que los desplazamientos sean más lentos y dificultosos.

tomar-el-sol-durante-el-embarazo

playa

 

 

El destino de viaje depende, si el embarazo va bien, la futura mamá es libre de elegir en función de sus preferencias. En la playa, exponer la piel a los rayos ultravioletas estimulan la producción de vitamina D, fundamental para obtener el calcio y el fósforo, y reforzar los huesos. Asimismo, el mar actúa como una especie de aerosol: sobre todo, en las primeras horas de la mañana, libera en el aire una gran cantidad de humedad y yodo, útil para limpiar las vías respiratorias y estimular el funcionamiento de las tiroides. Dar largos paseos por la orilla, con las piernas sumergidas hasta la mitad de los muslos, constituye un masaje excepcional, que reactiva la circulación de las piernas, que suelen estar pesadas e hinchadas.

 

 

DSC_0172

montaña

 

Por su parte, la montaña ofrece paisajes indudablemente relajantes, además de aire limpio y un clima fresco y nunca bochornoso. Sin embargo, hay que tener cuidado : tanto en el mar como  en la montaña, hay que evitar las exposiciones prolongadas al sol, sobre todo en las horas más cálidas del día, y aplicarse siempre una crema protectora anti rayos UV de alta protección.

El medio de transporte adecuado para el viaje, el avión es el medio de transporte más seguro para afrontar un viaje largo, porque no crea vibraciones que, al contrario que el automóvil, pueden estimular las contracciones del útero. Si se puede escoger el asiento, lo mejor es elegir el pasillo. De este modo. Se goza de una mayor libertad de movimientos y la mamá se puede levantar, al menos, cada media hora a estirar las piernas y caminar un poco.  El tren también es uno de los medios de transporte más seguros durante el embarazo. Su ventaja sobre el resto es la siempre beneficiosa posibilidad de levantarse y caminar por el pasillo, si el tren no está lleno de gente, cada vez que la futura mamá lo desee. Dar unos pasos, de vez en cuando, para estirar las piernas es muy beneficioso para reactivar la circulación, sobre todo si el trayecto en el tren es largo. Viajar en barco si se trata de una travesía corta, aunque sean de algunas horas, para ir a una isla cercana, no hay ningún problema. En cambio, es preferible evitar los cruceros. En primer lugar, porque, a causa de los movimientos ondulatorios, las náuseas podrían manifestarse  con mayor facilidad. En segundo lugar, porque, a bordo del barco, sólo viaja un médico de medicina general, de manera que, en caso de emergencia, no y tiene porque saber asistir un parto… ¡En alta mar!. En coche, es sin duda,  el medio más cómodo para desplazarse con autonomía, sin estar pendientes de fechas ni horarios. Asimismo, permite hacer paradas frecuentes para relajarse un poco, caminar e ir al baño. Es preferible viajar en las horas más frescas del día y tener a mano un par de botellas de agua. Para realizar un viaje inteligente y evitar acabar atrapado en una retención de tráfico bajo el sol ardiente, antes de salir de casa es conveniente informarse de las condiciones del tráfico y , si es posible contralar la situación del coche, a través del móvil o tablet. Tampoco hay que olvidar mantener el cinturón de seguridad abrochado.

 

 

viajar_avion_embarazada-620x350

viajar en avión

 

Para evitar las náuseas en cualquier medio de transporte cuando viajes, es tener siempre en el bolso unos caramelos de jengibre o un paquete de galletas saladas. Las náuseas también pueden evitarse, llevando una pulsera en la muñeca específica para los mareos.