Los niños menores de 6 años y los recién nacidos pueden ser muy propensos a las alteraciones de temperatura. Cuando una exposición excesiva y continuada al calor o al sol es lo que suele llamarse GOLPE DE CALOR. Se pueden alterar las funciones metabólicas, el corazón o los pulmones que provocan importantes problemas de salud. Especial atención a las embarazadas.

Podemos prevenirlo de una forma sencilla, se trata de medidas que favorezcan los mecanismos de enfriamiento del cuerpo y aseguren un adecuado estado de hidratación.

  • Recién Nacidos:el sudor no es tan visible porque digamos que «su termostato», el sistema de regulación de su temperatura, aún es inmaduro, así que habremos de llevar especial cuidado en que esté muy hidratados y estar atentos en todo momento.
  • Reposo:evitar que los niños hagan ejercicio físico en horas centrales del día. Si se sale con los pequeños, habrá que descansar a la sombra o en lugares frescos y ventilados.
  • Ropa: Se recomienda vestir ropa ligera, amplia, a ser posible de algodón, que transpire, y colores claros, que absorben menos el calor.
  • Protección:Gorrito que permita transpirar. En la playa o campo, hay que intentar evitar el centro del día, de 11 a 17 horas aproximadamente, y descansar bajo la sombrilla, imprescindible una crema solar adecuada. Unas gafas de sol también ayudan.
  • Ducharse:ducharse o bañarse con agua fresca, mojarse cara y manos, ponerse ante un ventilador o poner el aire acondicionado a una temperatura agradable con moderación.
  • Alimentación:Comer fruta, verduras y hortalizas cocinas o frescas. Hay que anticiparse a la sensación de sed y ofrecer con frecuencia abundantes líquidos agua y zumos naturales.
  • En casa: Se aconseja cerrar ventajas y evitar exposiciones al sol. Es conveniente abrirlas de noche, cuando refresca, para ventilar la casa. Intentar permanecer en las estancias más frescas.

IMPORTANTE: Jamás deje encerrado a bebé o niño en un coche ni por cinco minutos y menos en verano. La temperatura se eleva y se produce el riesgo de sufrir hipertermia, que puede llegar a causar la muerte en un corto periodo de tiempo. Disfrutemos el verano sin sobresaltos.