Dar a luz es una tarea ardua y pone bajo mucha presión al cuerpo de la madre, que deberá pujar para que el bebé salga a través de los músculos pélvicos. La dilatación de estos músculos durante el parto es extrema y por eso es importante prepararse para ello lo mejor posible.

 

Los músculos pélvicos no solo tienen un papel importante durante el parto, también son los que se encargan de evitar las pérdidas de orina cuando toses o te ríes a carcajadas, algo de lo que no somos conscientes hasta que esa capacidad desaparece. Por eso es importante ejercitarlos, para evitar este tipo de molestias tras el parto y recuperarte antes.

 

Pero, ¿qué puedo hacer para fortalecer estos músculos? Los ejercicios de Kegel están especialmente pensados para trabajar esta zona. Si quieres saber cómo debes hacerlos puedes leer esta guía, que te enseñará a hacer los ejercicios de Kegel en 10 sencillos pasos.

 

Por qué debes hacer estos ejercicios

 

Los ejercicios de Kegel trabajan y fortalecen los músculos pélvicos, que son los que sostienen la vejiga, el útero y además controlan el flujo de orina, las contracciones vaginales y el esfínter.

 

El objetivo de estos ejercicios es contraer los músculos del suelo pélvico por períodos cortos de tiempo, realizando series cortas varias veces al día. Se trata de un ejercicio sencillo y breve para el que no se necesita ningún equipamiento adicional. Realizarlo de forma regular te aportará muchos beneficios.

 

Beneficios de los ejercicios de Kegel

 

A medida que tu bebé crece en tu vientre, tus músculos pélvicos deberán soportar cada vez más peso y en ocasiones, este esfuerzo extra puede hacer que los músculos se relajen, provocando leves pérdidas de orina cuando toses, te ries o sales a dar una caminata.

 

Esto ocurre con más frecuencia en el tercer trimestre del embarazo. Los ejercicios de Kegel practicados con regularidad previenen estas incómodas molestias al fortalecer los músculos encargados de evitar las pérdidas de orina, haciendo que sea más fácil soportar el peso extra que deberán sujetar hasta el momento del parto.

 

Tener los músculos del suelo pélvico tonificados ayuda a que sean más elásticos, lo que permite que las labores de parto sean menos dolorosas y que no se produzca desgarro cuando llegue el momento de máxima expansión de estos músculos para dar paso al bebé. La rotura de estos tejidos no es visible pero es la principal causa de que muchas mujeres sufran problemas de incontinencia urinaria tras el parto, incluso de incontinencia fecal en casos de desgarros más extremos.

 

Estos son los principales motivos por los que es fundamental ejercitar el suelo pélvico durante el embarazo, pues la recuperación posparto será mucho más fácil y acarreará menos complicaciones a la madre. Y si con eso fuera poco, realizar ejercicios de Kegel de forma regular te ayudará a iniciar antes tu vida sexual y te ayudará a tener mejores orgasmos.

 

Cómo y cuándo ejercitar el suelo pélvico

 

Nunca es tarde para comenzar a hacer los ejercicios de Kegel. Lo recomendable es que realices tres series de 20 repeticiones todos los días. Puedes hacer este ejercicio en cualquier momento y en cualquier lugar, ya sea de pie, sentada o incluso acostada. Son ejercicios muy fáciles de hacer.

 

Cuanto antes comiences a hacer estos ejercicios mejor. Cuanto más constante seas durante el embarazo, mayores serán los beneficios que obtendrás.

 

Tras el parto no es necesario esperar para reiniciar tu rutina. Acostúmbrate a realizar estos ejercicios de forma regular para estimular la circulación de la sangre, mejorar el tono muscular y recuperar el control sobre tu suelo pélvico. Aunque al principio no sentirás prácticamente nada, pues el perineo se adormece tras el parto, los ejercicios serán igualmente efectivos, así que sigue haciéndolos aunque no notes nada.

 

Puedes realizar estos ejercicios siempre que quieras. Son muy beneficiosos durante el embarazo, pero también aportan beneficios en tu vida cotidiana. Muchos médicos recomiendan seguir haciendo los ejercicios de Kegel de forma indefinida para mantener tonificada la musculatura pélvica y evitar problemas como la incontinencia urinaria a edades más avanzadas.

 

Como ves, estos ejercicios solo te aportan beneficios, así que no esperes más y comienza ya a hacer los ejercicios de Kegel todos los días.

 

barriga_mama

barriga_mama

Editado por: María José Madarnas.