Los antojos durante el embarazo

Los antojos forman parte del embarazo, esto no se puede negar. Alrededor del 85 por ciento de las mujeres dicen que se les antoja al menos un tipo de comida durante el embarazo. Y no todos estos antojos pertenecen a la dieta alimentaria, ni tampoco son plato de gusto para muchos…

Muchos de estos antojos tienen una intensidad increíble. ¿Qué causa los antojos durante el embarazo? ¿Pueden ser las hormonas… para variar?
Los enormes cambios hormonales por los que pasa una mujer durante el embarazo, pueden tener un impacto muy poderoso en sus sentidos del gusto y el olfato. Esto explicaría por qué las mujeres que están pasando por la menopausia, que también implica cambios hormonales, también experimentan esos antojos y rechazos de ciertas comidas.

Algunos expertos no creen que los antojos puedan simplemente atribuirse a hormonas. Ronald Chez, un profesor de obstetricia y ginecología en la Universidad del Sur de la Florida, indica que el embarazo tiene un efecto similar en los cuerpos de todas las mujeres, mientras que los antojos varían mucho de persona a persona.

¿Responden los antojos a una deficiencia nutricional?

No todo el mundo opina lo mismo respecto a esta cuestión. Algunos nutricionistas y médicos creen que ciertos antojos pueden surgir para compensar una necesidad nutricional, pero otros no estás tan seguros.

La comadrona y herbalista de San Francisco Cindy Belew dice que hay otros antojos de comida a los que también hay que prestar atención. Por ejemplo, los practicantes de medicina alternativa creen que una deficiencia de vitamina B puede desatar un intenso deseo de comer chocolate.  De igual forma, un antojo por la carne roja parece que es una necesidad muy clara de proteína.

“La gente cree que los antojos son significativos, pero los estudios muestran que no hay un enlace entre aquellos y los requerimientos nutricionales”, “Si las embarazadas quisieran lo que su cuerpo necesita, todas comerían más brócoli y menos chocolate”.

Qué puedes hacer con tus antojos de embarazada

En resumen, debes prestar atención a los antojos durante el embarazo, saboreando aquellos que son saludables y buscando alternativas para los que no lo son.

“La mayoría de los antojos y rechazos por ciertos alimentos son más interesantes que serios y en general se pueden satisfacer, aunque con moderación”, “Una dieta saludable debe ser aquella que cumple con las necesidades emocionales y nutricionales de la embarazada, así como con sus preferencias”.  Se recomienda que las futuras mamás se tomen con humor sus antojos, más que luchar contra ellos, comiendo, por ejemplo yogur congelado sin grasa, en lugar de un helado, que suele llevar bastante grasa.

Otras formas de reducir los antojos poco saludables son: desayunar cada día (saltarse el desayuno puede aumentar los antojos), hacer deporte, y asegurarte de que tienes mucho apoyo emocional. Esto es especialmente importante.

“Las emociones que acompañan al embarazo pueden hacer que quieras usar la comida para calmarte, cuando en realidad lo que necesitas es un abrazo”.

 

antojos

antojos