El papá en el embarazo

El papá en el embarazo

Tras conocer la gran noticia, es normal que a los futuros papás les surjan numerosas dudas sobre lo que va a suceder en los próximos meses, así como tras el nacimiento de su bebé. Además de poder compartir estas dudas, el papel del padre es fundamental para apoyar a la mamá en esta etapa tan importante de su vida.

Según estudios, casi el cincuenta por ciento de los futuros padres experimentan síntomas físicos de embarazo cuando su pareja está embarazada, tales como náuseas, aumento de peso y antojo de ciertos alimentos.

QUÉ PUEDE HACER EL PAPÁ

Con respecto a la mamá, lo más importante que puede hacer el papá es implicarse desde el primer momento en la gestación. Cada mujer es distinta y lo vive de modo distinto, así que tiene que averiguar cómo prefiere ser ayudada su pareja. Algunas mujeres necesitan mucha atención mientras otras prefieren tener su espacio. Estos consejos pueden darle alguna idea:

  • Si la futura mamá ha dejado de fumar o de beber alcohol para prepararse para el embarazo, puede apoyarla en su esfuerzo dejando esos hábitos en caso de tenerlos. 
  • Si sufre muchas náuseas intentar evitar fragancias fuertes. 
  • Prepararse juntos emocionalmente para el nacimiento del bebé. 
  • Compartir dudas e inquietudes con su pareja. Probablemente ella se sienta aliviada al ver que también se siente abrumado por los cambios que se avecinan o la responsabilidad de ser padres. 
  • Leer juntos algún libro sobre el embarazo y comentarlo semana a semana. 
  • Hacer una lista juntos con los posibles nombres del bebé. 
  • Asistir los dos al ginecólogo y a las pruebas prenatales en la medida de lo posible. La primera ecografía es un hito muy importante para la pareja. 
  • Asistir al curso de preparación al parto siempre que pueda. 
  • Salir a caminar juntos. Es posible que no siempre le apetezca a la mamá y supone un ejercicio muy beneficioso para ella y el bebé. 
  • Facilitar su descanso tanto por la noche como, si fuera posible, un ratito después de comer. 
  • Darle masajes en la cabeza, espalda y pies para aliviar la tensión y relajar los músculos. 
  • Encargarse del aseo de las mascotas, pasearlas y llevarlas al veterinario. 
  • Colaborar en las tareas domésticas más pesadas para la futura mamá como pasar el aspirador o hacer las camas. 
  • Reubicar algunas cosas de la casa, por ejemplo, para evitar que se agache demasiado, subir de altura utensilios de uso frecuente que estén en cajones bajos. 
  • Encargarse de la compra y los recados que supongan que su pareja levante y coja peso. 
  • Llevar o prepararle su comida preferida. Si sufre muchas náuseas o vómitos puede ser que rechace lo que antes le gustaba. 
  • Ser comprensivo si sufre cambios de humor o tiene alguna reacción que no esperaba, se debe al baile de hormonas propio del embarazo. 
  • Algunas mujeres no se sienten muy atractivas durante el embarazo. Hacerle ver que no es así. 
  • Abrazar mucho a su pareja y tener detalles con ella. 
  • Hacerles un regalo a ella y al futuro bebé. 
  • Hablar con el ginecólogo sobre el papel del papá durante el parto; no todos los padres quieren un papel activo durante el nacimiento. 
  • De cara al gran día, preparar también un bolso para el hospital con muda, bolsa de aseo, cargador de móvil, dinero suelto, un libro o algo de música.  
  • Hablar con antelación sobre a quiénes van a avisar cuando llegue el momento. Tener un bebé es una experiencia única y maravillosa y algunas parejas eligen la intimidad y la privacidad de estar solos durante el nacimiento. En caso de no ser el primer hijo, este tema es muy importante ya que habrá que pensar en su bienestar mientras los papás estén en el hospital.

El embarazo y el parto suceden un número limitado de veces en la vida, así que hay que disfrutar juntos de este momento tan especial.