¿Qué es la dermatitis atópica?

bebé

bebé

 

Es el problema de piel más frecuente en los niños. Uno de cada cinco niños tiene dermatitis atópica. Empieza por lo general hacia los tres meses de edad. Parece tener un componente hereditario (padres con alergia, asma, piel atópica…).

Se caracteriza por una falta de lípidos en la barrera cutánea. El film hidrolipídico es más permeable y permite la penetración de alérgenos. Esta alteración de la barrera protectora va asociada a una reactividad anormal del sistema inmunitario de la piel.

 

La piel es muy seca, áspera y el niño sufre un picor intenso. Pueden aparecer zonas enrojecidas e inflamadas, es lo que se denomina eczema. Las lesiones se localizan en distintas zonas según la edad, pudiendo afectar a: cara, cuello, codos, zonas de flexiones de brazos y piernas, dedos de manos y pies, etc.

El estado de la piel evoluciona con el tiempo y se suceden periodos de brote (eczema) alternados con periodos de remisión (piel seca). Estos signos a menudo van acompañados de trastornos del sueño.

No te alarmes. Siguiendo unas pautas adecuadas, suelen mejorar a partir de los dos años y en cuatro de cada cinco niños, desaparece antes de los cinco años.

Unas correctas medidas permiten espaciar la frecuencia de los brotes, minimizar las complicaciones, restablecer el sueño del niño y mejorar la calidad de vida del niño y de toda la familia.

¿Qué cuidados necesita la piel atópica?

HIGIENE E HIDRATACIÓN

Es preferible no prolongar demasiado el baño o ducha entre cinco a diez minutos. El agua debe ser templada (máximo 36ºC). No utilices esponja ni manopla de baño, lava al niño con la mano.

A diario, para que el baño o la ducha utiliza un producto lavante sobregraso, sin jabón y sin perfume, para pieles atópicas, para limpiar delicadamente la piel, protegerla y suavizarla.

Cada mañana y por la noche, después del baño, aplica una crema emoliente.

En caso de brotes frecuentes e intensos, con mucho picor, es preferible el baño con aceite de baño, sin aclarado, para limpiar la piel sin irritar, relipidizarla y alivia el picor.

Para combatir la sequedad extrema y el rascado, después del  baño y cuantas veces sea necesario  a lo largo del día, aplica un bálsamo intensivo.

En periodo de brote, la crema o el bálsamo se aplica en asociación con el medicamento que te prescriba el médico. Aplica la crema o el bálsamo sobre la piel seca y el medicamento sobre las lesiones, siguiendo el consejo del médico.

bebé baño

bebé baño

EN CASA

Diariamente ventila la casa y pasa el aspirador. No dejes que se acumule polvo, evita alfombras, edredones de plumas y peluches.

Procura que la humedad y la temperatura se mantengan constantes, en invierno utiliza un humificador  y no abuses de la calefacción (19-20º).

Evitar fumar en casa y cuando el niño esté contigo.

ROPA

Elige preferentemente ropa de algodón, incluyendo la ropa interior y la de cama. No utilices ni lana ni ciertos tejidos sintéticos como el nylon. Y no le abrigues demasiado, con el sudor aumenta el picor.

Para lavar la ropa es preferible un detergente líquido suave. En época de polen no tiendas la ropa en el exterior.

EL SOL

bebé playa

bebé playa

A menudo, el sol hace que mejore el estado de la piel. Pero en algunos casos, debido a la sudoración, puede aumentar el picor.

Además hay, que usar protectores solares con pantalla 100% minerales.

PISCINA Y PLAYA

Aunque luego vaya a la piscina, como de costumbre, por la mañana, aplica crema emoliente.

En caso de brote con lesiones exudativas es mejor evitar el baño, tanto en la piscina como en la playa.

Después del baño, es aconsejable darse una ducha para eliminar la sal o el cloro, que pueden producir inconfort y tirantez.

 

 

bebé comiendo

bebé comiendo

ALIMENTACIÓN

Es recomendable prolongar la lactancia materna. Por precaución, se recomienda retrasar la introducción de alimentos considerados <alergizantes> (huevo, tomate, pescado, frutos secos…).

Ante la más mínima sospecha de alergia al ofrecer un nuevo alimento al niño, tienes que dejar de dárselo de inmediato y consultar con tu pediatra.

 DEPORTE

Hay que evitar la sudoración excesiva, ya que aumenta el picor. Después de hacer deporte, hay que darse una ducha y aplicar crema emoliente.