La piel de los bebés es muy sensible, tan sensible y suave que, en muchas ocasiones, puede suponer que nuestro pequeño sufra irritaciones que suelen afectar al área del pañal o, incluso, a los muslos y la barriguita.

cuidado del bebe

Entre las más comunes encontramos la dermatitis del pañal, que suele ser una de las molestias más habituales de nuestros bebés. Su aparición está relacionada con una gran variedad de factores como la excesiva humedad o el contacto con orina y heces, que suele producirse hasta que el pequeño comienza a usar el orinal. Además, la piel del bebé, al no estar preparada, es más permeable y tiene una barrera más débil frente a agentes externos, lo que la hace más propensa a padecer este problema.

Qué hacer para evitar o amortiguar la dermatitis del pañal

Algunas recomendaciones útiles que pueden servir de ayuda son:

  1. Cambiar frecuentemente el pañal, para evitar que la humedad o las bacterias generadas por la orina y las heces afecten al PH del bebé.
  2. Evitar ajustar demasiado el pañal para impedir que el roce afecte a la dermis del bebé
  3. Tras el cambio de pañales es fundamental asegurarse de que toda la zona del pañal quede bien limpia, empleando preferiblemente esponja natural, agua tibia y geles sin jabón (tipo SYNDET) que no sean agresivos con la piel.
  4. Después de limpiar el culito, es importante secar bien la zona, sin frotar, prestando especial atención a los pliegues, para evitar que se queden áreas húmedas, evitando los polvos de talco que el bebé puede inhalar.
  5. Es bueno que tras cada muda se aplique una crema que aísle la piel de la humedad, ayude a cicatrizar y evite irritaciones.
  6. Si es posible, sería recomendable tratar dejar al bebé un ratito sin pañal, ya que el exponer la piel al aire tiene efectos beneficiosos para la dermis. Especialmente si se hace en verano, que es una de las épocas en las que más se intensifican los casos de dermatitis con motivo de las altas temperaturas.
  7. La dieta también puede influir en la dermatitis. Es necesario tener especial cuidado al ampliar la dieta sólida del bebé, ya que el cambio en la alimentación puede alterar el PH de la orina y las deposiciones, lo que puede incrementar la aparición de irritaciones.
  8. Los bebés alimentados con leche materna están menos expuestos a padecer dermatitis del pañal, ya que ésta reduce la cantidad de orina y la hace menos alcalina.
  9. Si se utilizan pañales de tela, es mejor limpiarlos con detergentes sin fragancias, evitando los suavizantes.
  10. En el caso de que la piel irritada persista, lo mejor y más recomendable es consultar con el pediatra.