Cómo atender las visitas en el postparto

Inicio/Cuidado del Bebé/Cómo atender las visitas en el postparto

Cómo atender las visitas en el postparto

recien nacido

Atender visitas en el postparto

 

Familiares y amigos quieren conocer ya a tu bebé. ¿Estás lista para atenderles o prefieres dejar pasar unas semanas?

Ha nacido tu bebé y todo el mundo quiere conocerlo. Y no se trata sólo de los familiares. Amigos, compañeros de trabajo y hasta vecinos se muestran interesados en visitarte, llevarle regalos al recién nacido y pasar un rato con vosotros.

¿Y tú, estás lista para la avalancha de visitantes? Algunas mujeres se toman los primeros días del postparto con buen humor y se muestran igual de sociables que siempre; pero otras no quieren saber nada de visitas hasta no sentirse al 100% de su energía. Ambas posiciones son igualmente respetables, porque dependerá de mamá y sólo de mamá la decisión de atender o no a los visitantes en los primeros días del bebé.

El hospital suele ser el lugar preferido para mostrar al recién nacido porque mamá puede quedarse en cama y ser bien atendida, mientras papá o los abuelos se encargan de las visitas en medio de unos horarios y unas normas hospitalarias claramente establecidas. Y aunque a casi todos nos encanten las flores, cada vez se extiende más la idea de que es preferible regalar peluches, ropita, complementos útiles para el bebé o algún regalo especial para la mamá ya que las flores pueden causar alergias (tanto a mamá como al peque).

Si definitivamente no quieres recibir a nadie en el hospital, a menos que sean tus familiares directos, puedes decirlo tranquila y educadamente a tus amigos. Ellos lo entenderán y sabrán esperar el tiempo que sea necesario hasta que te recuperes, retomes el contacto y les invites a visitarte en casa.

Y es que muchas mujeres prefieren tomarse su tiempo para “conocer” a su bebé, adaptarse a las nuevas rutinas y horarios y sobre todo, sentirse tranquilas mientras lo amamantan o le dan el biberón.

Una buena idea puede ser darte dos o tres semanas para ti misma y luego programar una reunión para presentar oficialmente al nuevo miembro de la familia. Así te evitarás recibir uno a uno a los amigos y podrás organizar un “evento” social en casa en el que no falten cubiertos y platos desechables, música relajante y aperitivos o bocaditos deliciosos. Quedarás como una reina y todos habrán podido conocer de cerca a tu bebé.

Otra opción para evitar el estrés que supone mantener la casa limpia, tener algo para picar y sentarse en el salón para atender bien a la gente y, al mismo tiempo, estar pendiente de tu bebé, puede obligarte a decidir que lo mejor es quedar con tus amigos en un lugar tranquilo y diferente a tu casa.

¿Por qué no?  Tu bebé puede salir a la calle desde el primer día  y siempre que lo lleves con la ropa adecuada y salgas con todo lo necesario para cambiarle y alimentarle, podrás quedar prácticamente en cualquier lugar. Además, salir te sentará bien. Cambiarás de ambiente por unas horas, tomarás el aire y empezarás a conocer a tu bebé en otros lugares que no sean la casa (a lo mejor descubres que le encanta la gente y que adora las terrazas)

Sea cual sea la decisión que tomes, asegúrate de que estás bien contigo misma y de que te sientes lo suficientemente cómoda con tu nuevo rol de madre. Sólo así podrás atender tranquilamente a toda esa gente que te quiere y desea lo mejor para ti y tu bebé.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies