*Imágenes propiedad de Saro Baby

A partir de los 6 meses aproximadamente se empiezan a introducir los alimentos complementarios a la leche materna, con lo que toma especial importancia enseñar al bebé las nuevas habilidades para comer.

Algunos bebés empiezan muy pronto a abrir la boca para comer con cuchara  entre los 4 y 7 meses, aunque lo hacen mejor si están sentados, así que es recomendable empezar a probar a partir de que el bebé se mantenga sentado.

Los bebés aprenden muy pronto a beber en vaso, con lo que es recomendable darles el agua en vasito desde el principio, a partir de que el pediatra os recomiende empezar a darle más agua.

Entre los 9 y 10 meses se empieza con la estimulación de la masticación, podéis empezar ofreciéndole trocitos de alimentos blandos, como la patata, galletas, verduras cocidas, arroz…No importa si aún no tiene dientes, con la salivación el alimento se va reblandeciendo y lo aplastan con las encías. Son como ratoncitos, van royendo poquito a poco, pero es muy bueno para que se vayan acostumbrando.

Es muy bueno que empiecen cogiendo los trocitos con sus dedos, les da más habilidad para posteriormente pasar a probar con la cuchara. Cada bebé a su ritmo, pero hay que permitirles una cierta autonomía para que poco a poco aprendan  las habilidades de manejar los cubiertos o utensilios. Como es normal se van a ensuciar, es lo que toca para que aprendan nuevas habilidades.

Los bebés que toman pecho habitualmente aceptan antes los nuevos alimentos, debido a que la leche materna va cambiando de sabor según lo que come la madre, juegan con ventaja, así que no os agobies si el bebé toma y tarda más en aceptar los diferentes sabores de los alimentos.

Y por último y muy importante, mejor VARIEDAD a CANTIDAD, no hay que obligar a los bebés a que se acaben el biberón, papilla o embutirles a comida, los bebés tienen que estar sanos no hace falta que estén gordos, hay que enseñarles a que disfruten de la comida y experimenten con ella, por eso no hay que forzar, es mejor que aprendan a comer bien a que coman mucho. De nuevo otra ventaja para los bebés que toman pecho es que por ellos solos dejan de mamar cuando ya están saciados, sin ver la cantidad que han comido, ellos mismos se regulan, saben el hambre que tienen y nosotras no nos estresamos sin ver la medida del biberón. Así que tampoco hay que forzarles a que se acaben los biberones.

Obviamente todos estos consejos son genéricos y en todos los casos tenéis que seguir la pauta indicada por el pediatra que lleva el seguimiento de la salud de vuestro bebé mes a mes, conoce su ritmo y los hábitos familiares.



*Fuente de la información extraída de los textos de la Asociación Española de Pediatría 

https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/alimentacion-durante-primer-ano-vida



Comentarios (0)

Actualmente no hay comentarios

Nuevo comentario

Producto añadido a favoritos
Product added to compare.

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y facilitarle su experiencia de compra. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Contactar por WhatsApp