Ayúdale a dormir…

Puede suceder que algunas noches, al niño le cueste más conciliar el sueño. Existen pequeños rituales que harán que se duerma más fácilmente.

baño

baño

 

EL BAÑO

El ritual para acostar al niño hay que indicarlo con un baño calentito (37ºC), ya que ejerce un efecto relajante en casi todos los niños.

La mejor hora para bañarle es entre las siete y las ocho de la tarde. Se puede añadir al agua unas gotas de aceites esenciales con perfume de lavanda o de manzanilla.

 

 

 

 

 

 

masaje

masaje

 

MASAJE

Tras el baño, se puede regalar al niño un buen masaje. Frota tus manos con algunas gotas de aceite y acaricia la espalda del bebé, efectuando suaves movimientos rotatorios, desde el cuello al culito y desde las manos hasta los hombros. Después, pon boca arriba al pequeño y masajea su carita con los pulgares.

 

 

 

cena

cena

 

 

CENA

Tras un masaje relajante, es el momento de la cena. La última comida del día debes dársela en una atmósfera tranquila y con la televisión apagada. El niño también te agradecerá que le susurres tiernas palabras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A DORMIR

La separación nocturna de la madre puede angustiar al niño. Si es así, la mamá puede permanecer un ratito a su lado y mirarle, abrazándole y hablándole o contándole un cuento. Esto le dará tranquilidad y seguridad al pequeño, y le ayudará a conciliar el sueño.

 

dormido

dormido