Acidez o agruras durante el embarazo

                    Estoy embarazada y siento quemazón en la boca del estómago después de comer, ¿es acidez?

Muy probablemente. Muchas mujeres sufren de acidez (agruras) por primera vez durante el embarazo y, si bien es común y generalmente inofensivo, puede resultar bastante molesto.

La acidez (también conocida como hiperclorhidria o reflujo ácido) es una sensación de quemazón que a menudo se extiende desde la parte de abajo del esternón hasta la zona inferior de la garganta. Es consecuencia de los cambios hormonales y físicos que se producen en tu cuerpo.

Durante el embarazo, la placenta produce la hormona progesterona, que relaja los músculos lisos del útero. Esta hormona también relaja la válvula que separa el esófago (parte del tubo digestivo que une el estómago con la faringe) del estómago, de modo que los ácidos gástricos regresan desde estómago hacia el esófago, y esto produce la sensación de acidez.

La progesterona también disminuye las contracciones peristálticas del esófago y los intestinos, haciendo que la digestión sea lenta. Además, a medida que avanza el embarazo, tu bebé — que cada vez está más grande — presiona sobre tu estómago, desplazando los ácidos estomacales hacia el esófago.

Muchas mujeres comienzan a tener acidez y otros malestares gastrointestinales  durante la segunda mitad del embarazo. Desafortunadamente, en la mayoría de los casos esto persiste hasta que nace el bebé.

¿Qué puedo hacer?

Si bien es posible que no puedas eliminar totalmente la acidez, puedes tomar algunas medidas para reducir el malestar:

  • Evita comidas y bebidas que te produzcan malestar gastrointestinal. Los sospechosos de siempre son las bebidas con gas; bebidas alcohólicas  (que de todas formas debes evitar durante el embarazo); el café; el chocolate; los alimentos ácidos como los cítricos y jugos, el tomate, la mostaza y el vinagre; las carnes procesadas; los productos con menta; y los alimentos picosos, muy condimentados, fritos o grasosos.
  • En lugar de ingerir comidas abundantes, come pequeñas cantidades varias veces al día. Come despacio y mastica mucho la comida.
  • Evita tomar grandes cantidades de líquido durante las comidas para que no se te hinche el estómago. (Es importante que tomes de ocho a diez vasos de agua diarios durante el embarazo, pero hazlo entre las comidas.)
  • Intenta masticar chicle después de las comidas. Masticar chicle estimula las glándulas salivales y la saliva ayuda a neutralizar el ácido.
  • No comas cuando estés por irte a la cama. Deja dos o tres horas para hacer la digestión antes de acostarte.
  • Duerme recostada sobre varias almohadas o usa un almohadón en forma de cuña. Al elevar la parte superior del cuerpo, ayudarás a que los ácidos estomacales permanezcan en su lugar y conseguirás que la digestión sea más fácil.
  • Aumenta poco el peso y consérvate dentro de los parámetros que te sugiera tu doctor.
  • Usa ropa holgada y cómoda. Evita usar prendas que te aprieten alrededor de la cintura y el vientre.
  • Flexiona las rodillas en lugar de doblar la cintura cuando tengas que recoger algo del suelo.
  • No fumes. Además de contribuir a una gran cantidad de problemas de salud, fumar aumenta la acidez estomacal. (Lo ideal es que dejes el hábito de fumar antes de quedar embarazada.
  • Un antiácido de venta sin receta médica que contenga magnesio o calcio te puede ayudar a aliviar el malestar, pero antes de tomarlo consulta al médico que está atendiendo tu embarazo, dado que algunas marcas tienen aluminio, aspirina, o un alto contenido de sodio.

En caso de que ninguna de las sugerencias anteriores te alivie, debes consultar con tu doctor. Hay medicamentos con receta que te pueden ayudar también.

 

650_1000_177511117